Avena


La avena es una planta, y es un cereal al igual que el arroz o el trigo. Posee mayor proporción de grasa vegetal, un 65% de grasas no saturadas y un 35% de ácido linoleico. También contiene hidratos de carbono de fácil absorción, además de sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio, hierro, cobre, cinc, vitaminas del grupo B y E. Para elaborar este jabón utilizo Avena Monteverde de Huépil, Octava Región. Quienes procesan principalmente sus propios granos de manera que controlan todas las etapas de la cadena productiva desde la siembra hasta el envasado final del producto, con una completa trazabilidad, también esta línea de producción se encuentra en proceso de certificación de BPM, HACCP y, además OSHAS 18000.

Su uso externo sobre la piel es muy apropiada como limpiador natural efectivo, ya que respeta por completo la capa de agua y grasa que recubre la dermis.
Es recomendada para todo tipo de piel, especialmente para aquellas pieles sensibles o que sean reactivas a las cremas. También es muy recomendable en personas con dermatitis atópica y en bebés. Por supuesto que no deben usarla quienes sean alérgicas a la avena.
Propiedades:
* Sus partículas absorben la suciedad y los residuos celulares respetando y cuidando la estructura cutánea.
* Debido al fósforo que contiene, disminuye la dureza del agua, lo que se traduce en una acción suavizante y relajante.
* Al estar compuesta de lípidos y substancias absorbentes de agua, evita la deshidratación de la piel y mantiene una barrera protectora frente a las agresiones externas.
* Las proteínas que contiene mantienen el pH de la piel en 5,5.
* Produce una acción hidratante y emoliente sobre la piel.
* Calma las irritaciones de la piel, tanto de origen alérgico como de otra causa, así como el prurito.

Comentarios

Publicar un comentario